martes, 16 de agosto de 2016

Rapunzel

Rapunzel no quería ser rica ni vivir en un castillo ni casarse con un príncipe.
A ella ni siquiera le gustaba su largo cabello dorado.

La razón por la que no se lo había cortado aún era porque soñaba con poder usarlo algún día para bajar de aquella torre tan aburrida.
Y así podría recorrer el fantástico mundo que tanto se había imaginado desde aquel alto balcón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario