sábado, 9 de julio de 2016

Tenerife

Estos días, la isla de Tenerife ha estado un poco despistada y se ha olvidado de su clima tropical.

Ha abrazado a las playas con ráfagas de viento.
Ha cubierto el cielo de nubes y éstas han tapado al sol.
Ha bajado la temperatura de su trocito del océano Atlántico.
Le ha dicho a sus habitantes que saquen de nuevo la ropa de invierno.
Ha hecho que los turistas nos preguntemos si realmente nos encontramos en las islas Canarias o en el norte de la península Ibérica.

Y joder, yo que venía con la idea de estar en playas paradisíacas, qué me habría gustado conocer a la auténtica isla de Tenerife.

Pero bueno, al fin y al cabo ha sido una aventura más.

Porque la esencia de Tenerife siempre es la misma, esté el tiempo bien o mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario