lunes, 17 de octubre de 2016

¡Nuevo blog!

¡Hola, trotamundos!

 

¿Qué tal estáis? Siento no haber subido ninguna entrada estos días, pero no tengo mucho tiempo libre. Sé que dije que intentaría publicar con más regularidad, pero también dije que no prometía nada... En fin. Deciros, antes que nada, que la entrada que os traigo hoy es informativa.

¿Recordáis cuando, en la entrada anterior, hablé sobre mi blog de Tumblr? Si tenéis mala memoria, no os preocupéis. Yo os lo recuerdo: 
"En mi blog de Tumblr, que lo retomé hace un par de días, también publicaré fotografías. La diferencia con Instagram es que aquí solamente será contenido artístico. Publicaré entradas siempre que tenga un gran número de fotos que enseñar, ya que todas las de una misma categoría irán en una misma publicación; haya hecho una sesión de fotos o me haya ido de viaje a algún sitio interesante. ¿Os encanta el octavo arte? Pues no podéis perderos mi otro blog."

El caso es que ya tengo algunas entradas publicadas, pero con el tiempo me he ido encontrando un gran problema. Tumblr tiene un límite. ¿Qué significa esto? Pues supone que no me deja subir fotografías con buena calidad, que es lo que intento precisamente. Además, en el hipotético caso de que no me importara subirlas en una calidad más baja, tampoco sé que cómo hacer para reducirla.

Así que, tras darle muchas vueltas, he decidido borrarme mi blog de Tumblr para crearme otro más en Blogger, ya que esta plataforma me deja publicar sin restricciones. Solamente deciros que estará en marcha dentro de poco y su URL es jbmtrotamundos.blogspot.com. Sí, ya se lo sé, es muy parecida al enlace de éste, pero quería que guardase similitud con mis demás redes sociales.

Ah, y lo que todo os estaréis preguntando... ¿Significa esto que voy a dejar de escribir en este blog? ¡En absoluto! Me gustaría dedicarme a los dos. No os preocupéis por ello.

Y bueeeno, trotamundos, ¡nada más que añadir! Espero que os guste mi nuevo blog de fotografía, ¡allí os espero! Nos vemos pronto y, recordad, sed felices siendo trotamundos...

lunes, 19 de septiembre de 2016

¿El verdadero año comienza en septiembre?

¡Bueeenas tardes, trotamundos! ¿Qué tal estáis?


Lo sé, no hace falta que digáis nada. La última vez que escribí una entrada en condiciones fue el diez de enero de este mismo año, explicando lo que iba a pasar con todo lo de Google Friend Connect. Si no contamos todos los textos que he ido publicando este tiempo, sobre todo de #agostodepoesía, podría decirse que llevo sin hablar con vosotros un poco más de ocho meses.

El curso pasado estuvo lleno de muchas cosas, tanto buenas como malas; pero, sobre todo, estuvo repleto de proyectos. Estudié mi último año de Secundaria y finalmente me gradué; estuve apuntada a un taller de cine que me encantó y empecé a crear un cortometraje; asistí a clases de inglés para poder conseguir el título Cambridge First Certificate in English (lo que se suele conocer como B2); fui miembro del Consejo Escolar de mi instituto además de delegada de mi clase... Como podéis ver, el tiempo fue algo que no me sobraba demasiado.

Siéndoos sincera, no sé lo que me ocurrirá este año. El viernes empecé Bachillerato en la modalidad de Ciencias Sociales y espero poder conseguir la máxima nota posible; el examen de B2 lo haré el ocho de octubre y, una vez me examine, no tengo pensado volver a dar clases de inglés; no sé si volveré a apuntarme al taller de cine, aunque me encantaría... Lo que sí tengo seguro es que volveré a presentarme como candidata para formar parte del Consejo Escolar de mi instituto, cuya candidatura dura dos años.

Siempre he pensado que, tal y como indica el título de esta publicación, el verdadero comienzo del año no es enero, sino en septiembre; pues es cuando empezamos otro curso y se avecinan muchos proyectos nuevos. ¿A qué quiero llegar con todo esto?  Bueno. El caso es que, sinceramente, echaba de menos escribir en el blog como lo hacía antes; así que me gustaría que retomarlo fuese uno de los nuevos proyectos de este maravilloso año que está por llegar. Admitamos que ya no voy a poder publicar contenido con la regularidad de hace uno o dos años, pues voy creciendo y tengo más cosas a las que dedicarle tiempo; pero me gustaría hacer un pequeño esfuerzo y publicar, al menos, una entrada a la semana. Yo no prometo nada si no estoy segura de que voy a poder cumplirlo, solamente os digo que intentaré volver a darle vida a este pequeño blog que tanto tiempo lleva creado.

Sobre el tipo de contenido que voy a publicar a partir de ahora, deciros que no he pensado cambiar mucho en ese aspecto. Intentaré subir más reseñas literarias y críticas cinematográficas, pues tengo pendientes algunas. También quiero terminar la sección De la A a la Z que, si podéis recordar, me quedé en la E. Por supuesto, también seguiré publicando textos de mi propia creación, siempre y cuando escriba alguno. Lo que creo que va a escasear más van a ser las fotografías, pues ahora tengo otras redes sociales que están mejor diseñadas para publicarlas.

Y eso último lo enlazo con otra cosa que me gustaría comentaros: mis blogs y redes sociales. Poco a poco, he ido creándome un perfil en los lugares que más se usan ahora en Internet, así que vengo a informaros sobre qué voy a publicar en cada una de ellas.
- En mi cuenta de Instagram podréis ver alguna que otra de mis fotografías, ya sean artísticas o personales. No sé cuál será la regularidad, así que no diré nada sobre eso. Simplemente, subiré una foto siempre que me apetezca.
- En mi cuenta de Twitter, la cual ha sido recientemente creada, podréis leerme durante la mayoría del día. Escribiré pequeñas reflexiones dando mi opinión sobre cualquier tema, alguna que otra de mis frases poéticas, etc. Si no os cansáis de mí y queréis conocerme un poco más, entonces seguirme en Twitter os vendría bien.
- En mi blog de Tumblr, que lo retomé hace un par de días, también publicaré fotografías. La diferencia con Instagram es que aquí solamente será contenido artístico. Publicaré entradas siempre que tenga un gran número de fotos que enseñar, ya que todas las de una misma categoría irán en una misma publicación; haya hecho una sesión de fotos o me haya ido de viaje a algún sitio interesante. ¿Os encanta el octavo arte? Pues no podéis perderos mi otro blog.
- También tengo otras redes sociales, pero no son muy importantes y tampoco las uso demasiado. Digamos que las que he mencionado son las principales. De todas formas, podéis encontrarlas en la columna derecha de la página.

En fin, creo que ya he terminado por hoy. Sé que es una entrada larga y toda persona que la haya leído entera se merece un premio, pero es que tenía muchísimas cosas que contaros. Deciros por último que nos vemos el lunes que viene con una nueva entrada. Me gustaría que fuese una reseña literaria, pero todavía no estoy segura. ¡Tendréis que esperar un poco para averiguarlo!


Y bueeeno, trotamundos, después de tanto tiempo, vuelvo a escribir la famosa despedida... Si os ha gustado esta entrada, compartidla para que todo el mundo se entere de que el blog vuelve a ponerse en marcha; y si aún no sois un trotamundos, no sé a qué estáis esperando para haceros seguidores. Podéis comentar lo que queráis, pues no dudaré en responderos. Y ahora sí, ¡nos vemos la semana que viene y, recordad, sed felices siendo trotamundos!

domingo, 18 de septiembre de 2016

Pequeños textos de #agostodepoesía

La poesía no siempre consta de palabras.

Tú eres un buen ejemplo.

-------------------------

Escritora frustrada busca a alguien que le traiga inspiración.

Alguien del que pueda sacar una historia sin complicación.

-------------------------

Aquella noche, la curiosidad echaba de menos al gato.

Lo que la curiosidad no sabía es que el gato había muerto por ella.

-------------------------

Siempre envidié la historia de amor que tienen el Sol y la Luna.

Nunca se ven pero aun así les siguen siendo completamente fieles al otro.

Y eso no puede hacerlo todo el mundo.

-------------------------

Cuanto más viajo, menos sé.

Pero no me importaría no saber nada si por ello debo recorrer el mundo entero.

Cuanto más viajo, más soy.

-------------------------

A ver qué culpa tendrán las margaritas de que tú no sepas si te quiere o no.

-------------------------

Lo que no sabemos del cuento es que, quizás, Cenicienta no dejó caer el zapato de cristal a propósito.

-------------------------

Nosotros fuimos fuego.

Y ya sabemos que todo fuego termina convirtiéndose en cenizas.

-------------------------

El tiempo avanza, las cosas cambian y las personas crecen; pero los recuerdos siempre serán los mismos.

-------------------------

Nuestro amor fue como una tormenta de verano:
Súbito,
Intenso...
Y efímero.

-------------------------

Besos a escondidas que mueren ese mismo instante, pero que mantienen vivos a los jóvenes que se los dan.

-------------------------

Aún no entiendo algunas cosas que nos enseñan sobre las historias de amor.

A mí siempre me gustaron los príncipes de otro color.

-------------------------

Polos opuestos que se atraen...
Polos opuestos que se chocan.

-------------------------

La noche es demasiado bonita como para dormir mientras ella está presente.

-------------------------

La curiosidad mató al gato... y al gato le quedaron otras seis vidas.

-------------------------

Vivimos en un mundo con demasiados humanos pero muy poca humanidad.

Al otro lado de la mesa

No había noche que no nos sentáramos en el comedor para cenar juntos y contarnos cómo nos había ido el día.

Yo me quejaba de mi trabajo y ella intentaba animarme diciéndome que por lo menos yo tenía uno. Me encantaba cómo podía sacarle el punto positivo a todo, a diferencia de mí, que era más bien una persona bastante pesimista.

También me gustaba hablarle de música, de series o películas, de viajes... Le contaba mi opinión sobre todo y soñaba en voz alta planeando nuestro futuro.

Yo hablaba y hablaba, y ella siempre me escuchaba.

No intervenía mucho, como podéis comprobar. Pero por el simple hecho de que no podía.


Ella no podía hablar porque, realmente, ya no estaba al otro lado de la mesa.

miércoles, 31 de agosto de 2016

Que les jodan

Que les jodan.

Que les jodan a los que creen en la imposibilidad.

Que les jodan a los que dicen que no podemos, a los que nos desaniman y a los que no confían en nosotros.

Que les jodan a los que les da miedo volar, a los que siempre tienen los pies en la tierra y a los que odian viajar.

Que les jodan a los que no pudieron cumplir sus sueños y ahora no quieren que nosotros cumplamos los nuestros.

Que les jodan a los que se ríen de nuestras ilusiones y las pisotean como si fuesen basura.

Que les jodan a los que no nos dejan soñar.

Porque si ellos no nos dejan soñar, nosotros no les dejaremos dormir.

domingo, 28 de agosto de 2016

Mudanza natural

– Ven, no tengas miedo –me dijo tendiéndome la mano.

Yo, titubeando, la agarré con fuerza; y al unir mi piel con la suya, sentí que empezaba a formar parte de algo maravilloso.

Ella me tiró suavemente del brazo y me condujo hacia lo más profundo de sus entrañas. Me tumbé en ella y, poco a poco, me fui adentrando en sus raíces, hasta que no quedó ningún rastro de mi cuerpo.

Dejé de ser, por fin, parte del mundo en el que siempre había vivido. Ahora pertenecía a uno nuevo que era magníficamente tranquilo y pacífico.

Y probablemente me quedaría en él durante el resto de mi existencia.

Un mundo sin tiempo

Ayer tuve un sueño en el que todos nosotros vivíamos en un mundo donde no éramos conscientes de lo que era el tiempo.

Nunca teníamos prisa.
Conceptos como “madrugar” o “llegar tarde” no existían.

Tampoco había relojes o almanaques, mucho menos horarios.
Si no teníamos hambre, no comíamos; si nos sentíamos cansados, nos íbamos a la cama; si nuestro cuerpo se despertaba, entonces nos levantábamos…
Simplemente, nos dejábamos llevar.

Era un lugar maravilloso en el que vivíamos sin estrés ni ataduras.
Era un sitio extraordinario donde reinaba la paz y la libertad.

Todo era genial hasta que el tiempo volvió a aparecer.
La gente empezó a agobiarse y todos corrían de un lado para otro.

Y tú… Desapareciste.
Regresaste a ese lugar al que van las personas cuando se quedan con los bolsillos vacíos.


Ya no podías pertenecer a este mundo, donde el tiempo se ríe de los calendarios y esclaviza a los que aún tienen algo de él.

viernes, 19 de agosto de 2016

Una imagen vale más que mil palabras

Siempre he pensado que escribir es la solución para todo.
Al menos, la mía.

Yo escribo siempre que puedo y quiero.
Escribo cuando tengo algo que contar.

Pero, ¿qué escribir cuando no se sabe de qué escribir?
Si escribir es mi solución, ¿qué pasa si el problema es no poder hacerlo?

Entonces, descubrí otra faceta del arte: la fotografía.

Dicen que "una imagen vale más que mil palabras".
Con lo cual, si podemos formar poesía con textos, también podemos hacerlo con imágenes.

Me di cuenta de que tenía a mi disposición otra de las tantas soluciones que la vida me mostraba.

Porque la fotografía es arte y el arte es mi solución.

Porque la fotografía... también es poesía.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Me dueles

Te curaría las heridas si me dejases.
Lo haría con cuidado y con cariño, como si estuvieses a punto de romperte.

Pero claro.
Siempre te ha gustado hacer las cosas por tu cuenta, con prisa y sin prestar atención; mientras rechazas mi ayuda y menosprecias mi trabajo.

Puedes hacer lo que quieras, pero luego no me vengas quejándote diciendo que te duele.

Eres tú el que me duele a mí.

martes, 16 de agosto de 2016

Soy un desastre

Me he despertado con la ropa de anoche, el pelo revuelto y el maquillaje corrido.
Sin ni siquiera lavarme la cara, he bajado a desayunar.
Me he preparado un café doble y unas tostadas con mantequilla y mermelada de fresa.
Y luego me he tomado una aspirina para el dolor de cabeza.
He encendido la televisión y me he quedado viendo el telediario.

Entonces, me he visto reflejada en el espejo del salón. Tenía la boca sucia, la nariz roja y los ojos llorosos. No podía reconocerme. Y me di cuenta de que era un desastre.

Que ayer no salí y, aunque lo hubiese hecho, me habría puesto el pijama antes de quedarme dormida.
Que siempre me quito el maquillaje al llegar a casa y que siempre me lavo la cara por las mañanas para espabilarme.
Que no me gusta el café y que yo desayuno cereales con leche.
Que odio tomarme pastillas y prefiero aguantar el dolor.
Que no veo las noticias porque no las soporto, ya que soy más de escuchar la radio que de ver la tele.

Me he dado cuenta de que, desde que no estás, ya no sé quién soy.

Bueno... Sí.


Un desastre.

Somos lo que escribimos

El otro día me enteré de que una de mis escritoras favoritas anunció en su cuenta de Instagram que dejaría de escribir por un tiempo.
Fue algo que me entristeció bastante, pues me acuerdo de que ella fue la primera persona que publicaba poesía a la que seguí en esta red social.
Todo eso era algo desconocido y excitante para mí.

Leer sus poemas y escucharla recitando me inspiraba para escribir mis propias palabras.
Cuando no subía contenido me releía sus antiguas publicaciones, no solo porque me sirviese de inspiración, sino también porque nunca me cansaba de verlas una y otra vez.

Pensaba que “somos lo que leemos” y que leerla a ella me ayudaba a ser una escritora.
Pero ahora me doy cuenta de “somos lo que escribimos” y que la inspiración se encuentra dentro de cada persona.

Leer sus palabras me ayudaba a sacar algo que yo tenía dentro pero que aún no había encontrado.
Leer sus palabras no me dio nada que yo ya no tuviese.

Rapunzel

Rapunzel no quería ser rica ni vivir en un castillo ni casarse con un príncipe.
A ella ni siquiera le gustaba su largo cabello dorado.

La razón por la que no se lo había cortado aún era porque soñaba con poder usarlo algún día para bajar de aquella torre tan aburrida.
Y así podría recorrer el fantástico mundo que tanto se había imaginado desde aquel alto balcón.

domingo, 7 de agosto de 2016

Vivamos la vida

Vivamos la vida,
Sin pausa pero sin prisa.
Hay tiempo para todo,
Ya sean lágrimas o sonrisas.

Vivamos la vida,
¡Disfrutemos del presente!
Ya lo dice su significado:
Es un regalo sorprendente.

Vivamos la vida
Sin ningún temor.
Si tenemos miedo,
Nunca seremos un espíritu volador.

Vivamos la vida,
¡Dejemos que nos sorprenda!
El que lo organiza todo,
No siempre lleva las riendas.

Vivamos la vida,
Que para eso está.
Disfrutemos de lo que nos queda…
No tengo que explicar nada más.

martes, 2 de agosto de 2016

¿Cuánto dura un principio?

Dicen que los principios siempre son bonitos.

Pero, ¿cuánto dura un principio? ¿Días, semanas, meses...? ¿Años, incluso?

Y, ¿cuándo sabré que el principio ha terminado?
Quizás me crea que acaba de irse cuando realmente el final ya ha llegado.

Sobre todo, ¿cuándo me daré cuenta de que lo nuestro ya no es bonito?
¿Cuando mi corazón ya no sienta nada?
¿Cuando no te escuche reír al otro lado de la llamada?
¿O cuando llene de lágrimas mi almohada?

Yo no sé medir un principio...
Y, por lo tanto, tampoco sé hasta cuándo será bonito.

lunes, 1 de agosto de 2016

Adolescencia

Bonita etapa, la adolescencia.
Donde todo es puro sentimiento
Y por eso actuamos sin prudencia.

Como el primer amor,
Ese que no se olvida...
Ese que fue un error.

"Te quiero, joder.
¿Aún no lo sabes?
¿Qué más puedo hacer?"

Indirectas atrevidas,
Corazones dibujados.
Por fin te dice que sí
Y suspiráis aliviados.

Risas a carcajadas.
Lágrimas derramadas.

Andáis juntos por la calle
Agarrados de la mano.
Muchos miran y critican,
Pero pensáis que es en vano.

Luego llegan las peleas,
Frecuentando discusiones;
Que provocan la ruptura
Por culpa de confusiones.

Por orgullo o timidez,
Continuáis sin hablaros.
Vaya tortura la vuestra,
Que no podéis olvidaros.

Sonrisillas esfumadas.
Ilusiones destrozadas.

Bonita etapa, la adolescencia.
Que juega con nuestro corazón,
Pero estropea nuestra conciencia.

Ayer me acordé de ti

Ayer me acordé de ti.

Me acordé de las palabras tan horribles que me decías.
Me acordé de las veces que, en público, me humillabas.
Me acordé de cuando me mentías diciéndome que me amabas.

Me acordé de mis moratones y cicatrices.
Me acordé de la sangre en mis labios rajados.
Me acordé de las lágrimas que había derramado.

Ayer me acordé de ti, sí.
Pero no lloré por haberte dejado o por el tiempo malgastado.

Ayer no lloré porque, por primera vez, también me acordé de mí.

sábado, 9 de julio de 2016

Atardecer

El Sol se sumergía diariamente en el mar sin importarle ahogarse, solamente por tal de ver a la Luna un par de minutos.

Era tanto el esplendor de ésta, que el Sol no podía evitar ruborizarse, tiñendo así el cielo de cálidos colores.

Disfrutaba tanto de este efímero momento, que decidió ponerle un nombre: "atardecer". Y así fue cómo nació la mejor historia de amor entre dos astros.

Todavía

Todavía me quedan un par de horas para decirte cuánto te quiero, antes de que amanezca y tengas que irte.

Por favor, abrázame fuerte. Ya sé que tienes que marcharte, los dos sabemos que se acerca el momento aunque no nos atrevamos a hablar de ello... Pero no me digas “adiós”. Sabes que nunca me gustaron las despedidas. Prefiero un "hasta luego", aun sabiendo que es mentira.

Porque tus mentiras piadosas son mis sueños inalcanzables... Y a todos nos gusta soñar de vez en cuando. Tú y yo lo sabemos muy bien.

Sin ti, mis sueños no estarán completos, pues no tendré con quién compartirlos. Así que pronto se me quitarán las ganas de seguir soñando.

Pero aún estás aquí, así que deja que disfrute de lo poco que nos queda. Deja que sueñe un par de horas más.

Porque, joder, aún no te has ido y ya te echo de menos.

Tenerife

Estos días, la isla de Tenerife ha estado un poco despistada y se ha olvidado de su clima tropical.

Ha abrazado a las playas con ráfagas de viento.
Ha cubierto el cielo de nubes y éstas han tapado al sol.
Ha bajado la temperatura de su trocito del océano Atlántico.
Le ha dicho a sus habitantes que saquen de nuevo la ropa de invierno.
Ha hecho que los turistas nos preguntemos si realmente nos encontramos en las islas Canarias o en el norte de la península Ibérica.

Y joder, yo que venía con la idea de estar en playas paradisíacas, qué me habría gustado conocer a la auténtica isla de Tenerife.

Pero bueno, al fin y al cabo ha sido una aventura más.

Porque la esencia de Tenerife siempre es la misma, esté el tiempo bien o mal.

miércoles, 1 de junio de 2016

Salir

Me siento encerrada,
¡Vayámonos de aquí!
Aún no sé a dónde,
Pero me quiero ir.

Cojamos el coche y pirémonos de este pueblo sin gracia.
Sin mapas y sin maletas, que no nos hacen mucha falta.
Los viajeros de verdad solamente necesitan unos buenos zapatos,
Que puedan hacerle compañía a ese sentimiento aventurero innato.

Ya veo la salida,
¡estamos llegando!
Espera, ¿que no hay destino?
¿Entonces adónde vamos?

Contigo voy a donde sea.
¡A perdernos, dices!
Joder, pues vaya odisea.

Mira, da igual, hagámoslo.
Me siento encerrada, ¡quiero salir!
De todas formas, ¿sabes una cosa?
Yo, contigo, no tengo miedo a huir.

domingo, 29 de mayo de 2016

He llorado

Hoy he vuelto a escuchar mi canción para llorar. Se llama Hope There’s Someone y es de Antony and the Johnsons. No sé por qué, pero es la que casi siempre escucho cuando necesito desahogarme en lágrimas, es como si la melodía o la letra me ayudasen a hacerlo.

Y sí, hoy he llorado. He llorado como una niña pequeña: sin parar y sin vergüenza. Porque, realmente, llorar no es malo. Todos lloramos de vez en cuando, aunque muy pocos se atrevan a confesarlo. Además, en mi opinión, creo que es hasta bueno. Te ayuda a desahogarte y a veces incluso te aclara las ideas.

Está claro que cada uno elige una forma de desahogarse distinta. Algunos se cabrean y golpean lo primero que encuentran, otros vacían el frigorífico de su casa, unos escuchan música o escriben… Yo suelo ser más de lo último.

Yo escucho música, pero no una cualquiera; yo busco las canciones más tristes que tenga guardadas en mi reproductor.

Y también escribo, como ahora mismo estoy haciendo. Escribo lo primero que se me pasa por la cabeza, escribo cómo me siento, escribo… Escribo lo que sea, pero escribo. Lo quieras o no, te ayuda. Escribir es como si hablases con alguien, con todos o con ninguno; pero lo importante es que hablas.

Y todo eso me ha ayudado a llorar. Porque sí, hoy he llorado. He llorado porque soy humana, he llorado porque tengo sentimientos, he llorado porque la vida es así y he llorado porque no hay felicidad sin tristeza.

El caso es que sí, que hoy he llorado. Pero, ahora mismo, no tienes ni idea de lo bien que me siento.

miércoles, 18 de mayo de 2016

El vestido rojo

Yo esperaba a que llegases
Luciendo un vestido rojo.
Y sentada en una esquina,
En otros bailando posaba mis ojos.

Segundos, minutos y horas pasaban.
Tú seguías aún sin aparecer.
De nuevo me quedé bailando sola
Y el vestido rojo no te pudo ver.

domingo, 1 de mayo de 2016

Sueños de la infancia

¿Qué han hecho con nuestros sueños?
¿A dónde los han llevado?
Estoy buscando los míos.
Y quiero recuperarlos.

Para volver a ser niña
Y sonreír en las fotos,
Mientras ando por las nubes
Con ese brillo en los ojos.

¿Qué han hecho con nuestros sueños?
¿Pero cuándo se marcharon?
Solamente quiero saber
Si puedo recuperarlos.

jueves, 28 de abril de 2016

El pensamiento

¿Qué es una persona? ¿Una creación divina o el producto de una evolución que ha conllevado millones de años?

Yo no creo que las personas estemos únicamente hechas de huesos, músculos y órganos. ¿Qué nos diferenciaría de los animales, aparte de una mayor inteligencia?

Hay algo en nuestro interior, algo espiritual, que tiene que ir más allá de la Naturaleza; pues no es posible que únicamente estemos compuestos de sistemas y aparatos con funciones programadas.

¿La clave? El pensamiento. Ya lo dijo un filósofo en su día, aquella cita tan famosa que dice “pienso, luego existo”.

¿Qué es, si no, el ser humano? Somos un puñado de pensamientos que se agrupan en un solo organismo, y gracias a ellos nos diferenciamos de los demás, convirtiéndonos en alguien único.

Porque la única muerte es el olvido. Liberemos nuestros pensamientos, dejemos huella en el planeta, que el mundo sea consciente de ellos y de nosotros mismos.

Así no nos olvidarán. Así no moriremos.

lunes, 14 de marzo de 2016

Eva

- ¿Dígame? -dijo Eva contestando al teléfono.

Aquella joven estudiante no podía imaginarse que su vida estaba a punto de dar una vuelta completa en unos pocos minutos y con una simple llamada telefónica. Al parecer, todo su trabajo, esfuerzo y dedicación, acompañados de una buena ración de talento innato y mucha insistencia, por fin daban lugar a un buen resultado.

Desde que ya tenía la suficiente fuerza como para sujetar un lápiz, Eva se había llevado toda su vida dibujando. Al principio solo se veían garabatos sin pies ni cabeza o, al menos, así lo era para los que la rodeaban, ya que en su mente todo cobraba sentido.

Eva fue creciendo, al igual que lo hacían sus habilidades artísticas. Aquellos paisajes ideales con casitas geométricas, soles en las esquinas del folio y personajes formados con un par de círculos y líneas habían evolucionado a dibujos de cualquier temática con trazos sutiles llenos de pasión.

La joven terminó el colegio y entró en el instituto donde, en su segundo año como alumna ejemplar, conoció a una profesora de Plástica que la incentivó todavía más a dibujar. Ella le proponía probar cosas nuevas como el óleo, el carboncillo o las pinturas acrílicas, pero Eva estaba completamente enamorada de su lápiz, sus perfiladores negros y sus rotuladores de la marca Edding.

Aun así, aunque su profesora y algunas de sus amigas la apoyasen constantemente diciéndole que debería dedicarse a ello, no todos estaban de acuerdo. Muchos de sus otros profesores le decían que estaba equivocada, que esa carrera no la llevaría a ningún sitio; así que le aconsejaban que estudiase algo con más salida laboral, pues habría sido una pena desperdiciar su gran cerebro solamente para dedicarlo al arte. Eva se sentía confusa. No sabía si escuchar a su corazón y tomar el camino que más le gustaba, aunque eso pudiese tener algunos riesgos; o decantarse más por lo que le decía su cerebro y escoger la decisión más sensata, aunque esta no fuese su favorita.

Cuando llegó la hora de elegir optativas, Eva se encontró en un gran aprieto. Era una buena estudiante y quería seguir siéndolo, pero su amor por el arte la llamaba a gritos. Además, ser una persona bastante indecisa no la ayudaba demasiado. ¡No sabía qué hacer!

Finalmente y tras mucho pensarlo, decidió meterse en la rama de Ciencias Tecnológicas, aparentemente la más difícil de todas y la que más salida laboral solía tener.

Eva pasó un buen año, pues tenía unos compañeros magníficos y unos profesores estupendos; pero no se sentía del todo a gusto. Las cosas como la formulación química, la lógica booleana o los sistemas de inecuaciones eran divertidas en su opinión; pero no lo suficiente como para llevarse toda la vida haciéndolas. Además, todos los días tenía que oír, al menos una vez, los mismos tópicos de siempre: los alumnos de Ciencias son más inteligentes que los de Letras, las carreras de Ciencias son mejores, los alumnos que escogen Ciencias lo hacen porque piensan estudiar algo parecido en el futuro… Todo aquello la sacaba de quicio.

Eva volvió a terminar una etapa para empezar otra: Bachillerato, donde, una vez más, había que elegir un tipo concreto de asignaturas.

Entonces, Eva se acordó de aquella profesora que tuvo hace unos años: aquella profesora que tanto le ayudó con su sueño; aquella profesora que le proponía probar cosas nuevas como el óleo, el carboncillo o las pinturas acrílicas, aunque ella no le echase demasiada cuenta; aquella profesora que era una de las únicas personas que la entendía.

Así que, por primera vez, Eva se dejó llevar por lo que le dictaba su corazón. Retomó sus dibujos, aquellos que eran trazos sutiles llenos de pasión. Eligió entrar en el Bachillerato de Artes, donde en muy poco tiempo olvidaría todo lo dado el curso pasado, esas cosas relacionadas con el álgebra y los circuitos lógicos.

Y todo esto nos lleva hasta la misteriosa llamada telefónica. La persona que estaba al otro lado de la línea era el director de una de las Universidades más importantes del país, que se ponía en contacto con Eva para ofrecerle una beca en la carrera de Bellas Artes, ya que éste había visto algunos de los trabajos de la joven en Internet -sobre todo en un blog que ella misma había creado para subir su propio contenido-. No solamente iba a entrar en aquella Universidad, tal y como ella había soñado, ya que echó la matrícula hace un tiempo; sino que también lo haría gratis, gracias a su talento en la materia.

Años después, Eva encontró un trabajo donde se dedicaría a crear el storyboard de muchas películas, aunque eso no significase que no siguiese dibujando por su cuenta. A pesar de todo, por fin se animó a empezar a usar cosas como el óleo, el carboncillo o las pinturas acrílicas, aunque continuase prefiriendo sus propios métodos.

Finalmente, para concluir la historia, me gustaría deciros que yo soy esa Eva. Escribo esto para demostraros que no siempre el cerebro tiene la razón, pues si nunca le hiciésemos caso al corazón, la vida no tendría sentido.

Yo sé que, por todo el mundo, hay muchas más Evas. Evas con un sueño escondido debajo de la almohada, que no se atreven a revelar, que finalmente terminarán optando por elegir su cerebro y dejarán sus sueños flotando en el aire.

En el mundo necesitamos a más gente como la profesora de Plástica. Personas entusiastas, con esperanza, que sueñen y crean en los sueños de los demás.

¿Un consejo? Si hay algo en la vida, por mínimo que sea, que realmente os llene de felicidad, no dudéis en seguirlo. Cualquier cosa a la que le pongáis esfuerzo y pasión puede tener una salida.

El cerebro no es tan listo como pensáis...

domingo, 10 de enero de 2016

Google Friend Connect

¡Hola de nuevo, trotamundos! En esta entrada solamente vengo a traeros un comunicado directo del equipo de Blogger, por si acaso aún no os habíais enterado. ¡Seguid leyendo, que es importante!


¡Hola a tod@s!

Allá por el año 2011, anunciamos que íbamos a desactivar Google Friend Connect para todos los servicios menos para Blogger. Hicimos una excepción para facilitar a los lectores el poder seguir a otros blogs usando diferentes tipos de cuentas. Desde entonces, hemos visto que la mayoría de las personas usan Google Friend Connect con una cuenta de Google. Con el fin de seguir con la misma tendencia, en las próximas semanas haremos algunos cambios que obligarán a los lectores el tener una cuenta de Google para acceder a Google Friend Connect y seguir blogs.

Como parte de este plan, desde el día 11 de enero, eliminaremos la opción de acceder a Google Friend Connect y seguir blogs con cuentas como Twitter, Yahoo, Orkut u otros proveedores de OpenID. Al mismo tiempo, eliminaremos todas los perfiles con cuentas que no sea de Google, con lo que puede que veas una bajada en el número de seguidores.


Te animamos a que comentes con los lectores afectados (por ejemplo, mediante una entrada en tu blog) que si usan una cuenta que no sea de Google para seguir tu blog, necesitarán acceder con una cuenta de Google y volver a seguir tu blog. Con una cuenta de Google, ellos podrán añadir blogs a la lista de lectura, facilitandoles el poder ver las últimas novedades de los blogs que siguen.

Sabemos lo importante que son los seguidores para todos los bloggers, pero creemos que este cambio mejorará la experiencia tanto para ti, como para todos los lectores.

Muchas gracias,
El equipo de soporte de Blogger.

#AlumbraSevilla en el Espacio de Santa Clara

¡Muy buenas, trotamundos! ¿Qué tal os han ido esas vacaciones? Siento no haber subido nada en dos semanas, pero entre los días de fiesta y los deberes no he tenido mucho tiempo. ¡Qué ganas de que llegue el verano para poder escribir tanto como antes!

Hoy os traigo un nuevo reportaje fotográfico. Uno de los días de las Navidades fui a Sevilla para ver todo lo que habían montado, pues si sois de esta zona sabréis que durante todas las vacaciones estuvo el proyecto Alumbra, que consistía en muchas actividades navideñas repartidas por toda la ciudad. Aunque estuve en varios sitios, solamente me centraré en lo que vi en el Espacio de Santa Clara. ¡Venid, os enseño!



Lo primero que vi fue una exposición titulada Garabato Fest 2015, donde muchos personajes célebres sevillanos protagonizaban retratos, caricaturas o algo por el estilo. ¡Mirad!

 
 El barbero de Sevilla

Litrona de cerveza Cruzcampo

Antonio Machado

Diseñadores de moda Victorio y Lucchino

Carmen de Sevilla

 Howard Jackson



Isabel Pantoja y Paquirrín (Kiko Rivera)



Raimundo Amador






Lo próximo que visité también era una exposición, esta vez de carteles de la Bienal de Flamenco, un festival que se celebra en Sevilla cada dos años, obviamente, con actuaciones de cante y baile flamencos.


Cartel de 1988

Cartel de 1994

Cartel de 2008

Cartel de 2012

Próximo cartel para 2016


 Pero aquí no solamente podemos encontrar exposiciones. Una de las mejoras cosas que tenía el proyecto Alumbra era aquella representación sin diálogo de Les Irréels en el pequeño patio del centro. Les Irréels son unos seres fantásticos y tranquilos que viven en un mundo paralelo al nuestro, extraño pero cercano a la vez. Sus grandes emociones y sentimientos, silenciosas pero intensas, dejaron al público maravillado...



#AlumbraSevilla


Bueeeno, trotamundos, ¡hasta aquí la entrada de hoy! Si os ha gustado (espero que sí), no os olvidéis de haceros seguidores del blog, de compartir la entrada o incluso de comentar. ¡Siempre contesto! Nos vemos lo antes posible y, hasta entonces, ¡sed felices siendo trotamundos!