martes, 15 de septiembre de 2015

Reseña → "Requiem"

¡Buenas, trotamundos lectores! Hoy os traigo, como seguramente ya sabíais, la reseña de la tercera y última parte de la trilogía "Delirium". Si queréis ver las reseñas de la primera y segunda parte, pulsad aquí o aquí, respectivamente. ¡Así que, empecemos!

Título: Requiem.
Autora: Lauren Oliver.
Género: distopía.
Editorial: SM.
Año de publicación: 2013.
Número de páginas: 448.

- SINOPSIS -

Esta vez el libro no se divide en capítulos, al igual que en la primera parte; ni en esas dos líneas de tiempo a las que llamábamos el “ahora” y el “entonces”, como en la segunda; sino que, como novedad, estará narrado desde el punto de vista de dos personas: desde la Tierra Salvaje tenemos a Lena, obviamente, la protagonista; y regresando a Portland nos encontramos con una persona que Lena conoce -o conocía- bastante bien, Hana.

Lena nos cuenta, cómo no, su vida en la Resistencia desde que pudo escapar junto a Julián de los carroñeros y la ASD. Ahora las cosas para Lena son mucho más complicadas: Julián deberá ganarse la confianza de los demás y acostumbrarse a su nueva vida, ella, después de descubrir que Álex realmente no murió sino que estuvo un tiempo en las Criptas hasta que consiguió escapar, tendrá que convivir con él a pesar del dolor que le causa no verle a su lado; también querrá encontrar a su madre, una de las superiores en la Resistencia; la guerra con Zombilandia cada vez va a más desde que empezaron a no ignorarles, etc.

También tenemos a Hana, que desde Portland nos cuenta su nueva vida como una curada más. Va a casarse con Fred, el próximo alcalde de la ciudad; vivirá en una casa preciosa, ya que tendrá que mudarse; sus padres están muy contentos por ella… Lo que para un curado sería una vida perfecta. Pero Hana no es feliz. Fred no le trata bien, no quiere tener un chófer ni una criada, sueña por las noches incluso después de la operación, ha perdido a su mejor amiga… Hana tendrá que descubrir e investigar para saber lo que está pasando, porque al fin y al cabo parece que la operación no le ha hecho cambiar.


Pero, obviamente, sobra decir que Lauren Oliver va a darle muchos giros a la trama, todo para que podamos leer un buen libro y, sobre todo, el final de esta maravillosa trilogía.


- OPINIÓN PERSONAL -

Como era de esperar, tras haber leído los dos primeros libros, no podía esperar mucho más para leer el desenlace final y terminar con esta trilogía. Así que poco después de terminar con Pandemonium, compré en Amazon esta última parte, que me llegó a los dos o tres días. No terminé de leerlo tan rápido como los otros dos, pero fue en menos de dos semanas.

A ver, voy a ser clara. Primero diré mi opinión, como siempre hago, pero esta vez habrá algo diferente en la reseña, ya que al final del todo comentaré algunas cosas del libro que contienen spoilers. Lo pondré de color rojo para que resalte; os aviso para que no los leáis, claro. Así que, bueno, empiezo.

Voy a ponerle un 8'25 a esta parte porque todo el tiempo que estuve leyendo, prácticamente no sucedía nada demasiado interesante, la trama era muy lenta y me atrevo a decir que incluso un poco aburrida: Lena en la Tierra Salvaje con Julián y "peleando" con Álex, Hana en Portland a punto de casarse sin estar muy convencida, etc. Pero claro, como era la última parte pues se suponía que iba a ver un buen final que diera lugar al fin de la trilogía. ¿Y qué pasó? Pues que leí el final y fue en plan *leo el final, me quedo pillada, avanzo la página por si hay algo más y no lo hay: mierda*. No voy a deciros cómo acaba, obviamente, al menos no en este párrafo. A ver, el final está bien, pero no era lo que yo me esperaba. Quizás la culpa haya sido mía por darle tanto hype al libro... En fin. Aun así, no ha estado mal, ya que no le he dado mala nota. De todas formas, tenéis que leerlo una vez que ya hayáis empezado con la trilogía, claro, no os vayáis a quedar sin saber lo que pasa.

A partir de ahora están los spoilers, así que si no quieres leerlo ¡te aconsejo que no sigas!



- SPOILERS -
Pero vamos a ver, señores. ¿Qué especie de última parte para una trilogía es esta? Hay muchas cosas que no me han gustado de este libro, así que lo mejor es que las vaya enumerando para que ninguna se quede atrás:
- El triángulo amoroso. Primero Álex le suelta a Lena de sopetón que nunca la ha amado y que ahora todo es distinto, así que se va con Coral. Pero justo al final del libro le dice que sí, que nunca la olvidó, blablabla y se dan un beso.  Whaaat? ¿Y Julián qué, lo manda a freír espárragos? ¡No tiene sentido! Ni siquiera se sabe lo que le pasa a Julián.
- Hana. Vale, el reencuentro de Lena y Hana estuvo muuuy bien, yo casi lloré con esa parte, incluso sabiendo perfectamente que se iban a encontrar, porque se notaba a legua. Si no, ¿para qué Lauren Oliver hizo que Hana también narrara una parte de la historia? Lo que no me gustó fue, de nuevo, su final. Lo último que sabemos de ella es que deja a Fred en la casa para que se muera por causa de la bomba y ella, obviamente, se va de allí. Pero luego, oootra vez no sabemos nada de ella.
- Raven. Eso de que muriera una de las mayores líderes del grupo donde Lena se encontraba no me agradó. No se merecía morir. Además, digamos que fue un detalle metido con calzador, porque la escritora quiere que nos emocionásemos con su muerte; pero si se muere un personaje que no ha sido muy querido por el lector, no lo va a conseguir. ¡Raven era muy dura, no contaba nada de su vida! Eso fue lo que hizo que su fallecimiento no me emocionara lo suficiente.
- Grace y el resto de la familia. Lena encuentra a Grace en aquel barrio pobre (de cuyo nombre no suelo acordarme) y se la lleva consigo, cosa que es bastante bonita y tierna. ¿Pero qué pasa con el resto? ¿De verdad abandonaron a Grace y se fueron por su cuenta? Nunca imaginé que pudieran ser tan malvados, la verdad.
- La libertad, el final definitivo. Esto fue, sin duda alguna, lo que más me impactó. ¿"Derribad los muros"? ¿En serio? A ver, ya sabíamos que iba a pasar, sería muy cruel que después de tanto esfuerzo no consiguieran cambiar la ideología de la sociedad. Pero no me imaginé que los fueron a derribar, literalmente, destrozándolo a base de fuerza. ¿Y qué pasa después? ¿Cómo serán sus vidas después de todo? El final de Requiem me recordó al final de la película de Insurgente, pero claro, el problema es que Insurgente es una segunda parte -pues la tercera llegará el año que viene- y Requiem es la última.
Queridos trotamundos, millones de preguntas navegan por mi mente para intentar aclarar todo lo sucedido. ¡No lo puedo asimilar! Al parecer, tendré que ponerme en contacto con la señorita Lauren Oliver para que escriba una secuela...

2 comentarios:

  1. Estoy MUY de acuerdo contigo, ya que a mí tampoco me gusto el final y mucho menos lo del triángulo amoroso. Yo también quiero una secuela y espero que escriba algo. Un besito. LR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me encantaría que Lauren Oliver escribiera una cuarta parte, por lo menos para decirnos solamente cómo acaba todo. ¡Nos leemos!

      Eliminar